Blog de Carlos Alonso

Brindo por aquellos que sueñan

Esta semana, en el Cabildo de Tenerife, hemos rendido homenaje a tres instituciones civiles de las que nos sentimos muy orgullosos. Lo mejor de la sociedad son precisamente las personas que la conforman y por eso desde esta Corporación otorgamos nuestra máxima distinción a quienes dan forma a una Isla comprometida con la educación, con la cultura y con todo aquello que nos hace más grandes. El Patronato Nava La Salle es una institución de enseñanza con más de un siglo de presencia en nuestra isla. Por sus aulas han pasado, generación tras generación, miles de personas que vertebraron lo que fueron después a través de ese proceso de aprendizaje que es la escuela en esos primeros años en donde se está forjando el carácter. Profesores, padres, alumnos, Antiguos Alumnos, que han escrito, con su trabajo y su vocación, las primeras páginas de muchas vidas.

La Banda de Música de Tacoronte que durante mucho más de un siglo la música ha formado parte de la vida del Municipio a través de la docencia y de las actuaciones de la Banda de Santa Cecilia. Estamos hablando de una manera de entender la cultura desde la base. Hablamos de una parte sustancial del mejor patrimonio de esta isla, de una familia de bandas longevas. La misma tradición que hizo nacer en 1975, a instancias del alcalde de Candelaria, Rodolfo Afonso, la Banda de Las Candelas. Una iniciativa que surgió con la idea de impartir unas clases de solfeo a los niños del colegio, como profesor de música, con el fin de completar la formación cultural de la juventud. De aquellas raíces nació un árbol que hoy sigue dando frutos.

“Profesores, padres, alumnos, Antiguos Alumnos, que han escrito, con su trabajo y su vocación, las primeras páginas de muchas vidas”

Quizás en aquellos momentos los promotores de esas iniciativas nunca imaginaron la importancia de su labor porque las grandes hazañas pasan a veces desapercibidas y no hay mejor hazaña que la que contribuye a hacer mejores personas. A veces nos empeñamos en dejar un mundo mejor sin apenas darnos cuenta de lo importante que es dejar mejores personas para el mundo que vendrá. Estas tres entidades lo han logrado y no me cabe duda de que lo seguirá haciendo por muchos años más .

Por supuesto que entre todos debemos dejar un Tenerife mejor, más limpio, más rico, con mejores valores medioambientales y más próspero. Pero sobre todo debemos dejar una Isla con mejores ciudadanos. Con jóvenes mejor formados, con mayores competencias profesionales, con más talento, con más formación y más sensibilidad.

La estrategia Tenerife 2030 que diseñamos en el Cabildo trata de eso, se concibe desde la necesidad de contribuir a esa generación del mañana que debe contar hoy con todas las posibilidades a su alcance para enfrentarse a una sociedad cada vez más competitiva, más creativa, más innovadora, más emprendedora, representando mejores valores y siendo mejores personas.

Porque como dice la letra de una hermosa canción de esperanza: “Brindo por aquellos que sueñan; locos, como quizás parezcan”. Brindemos y celebremos por los que sueñan y trabajan por un mañana y un Tenerife mejor.

 

 

 

Deja un comentario