Blog de Carlos Alonso

Con mucha energía: pero limpia

Durante muchos tiempo se dijo que en materia de energías renovables lo único que había hecho Canarias era literatura. Se hablaba mucho de la necesidad de impulsar nuestro desarrollo en energías limpias y se hacía muy poco. En Tenerife, el esfuerzo del ITER y del Cabildo había ayudado al desarrollo de la energía fotogoltaica pero en el ámbito del eólico nuestra posición no era mejor que la de otras islas del archipiélago. Afortunadamente, las cosas han mejorado mucho en los últimos tres años y la isla de Tenerife se ha situado en el liderazgo por el cambio del modelo energético. Hemos dado un impulso vertiginoso en la apuesta por la producción de energías no contaminantes y respetuosas con el medio ambiente; energías limpias que además reducen nuestra dependencia exterior de las importaciones de hidrocarburos y producirán, a la larga, un abaratamiento de la factura energética.

El Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), entidad dependiente del Cabildo de Tenerife, está construyendo el Parque Eólico del Complejo Medioambiental de Arico, una actuación que ha sido declarada por el Gobierno como de Interés General e Inversión Estratégica. Estamos hablando de una infraestructura de 18,4 megavatios (MW) de potencia que generará energía eléctrica para 7.000 viviendas y que permitirá disminuir la emisión anual a la atmósfera de 72.000 toneladas de dióxido de carbono, 500 toneladas de óxido de azufre, 190 toneladas de óxido de nitrógeno y 65 toneladas de monóxido de carbono. Será el resultado de una inversión que supera los 24 millones de euros en ocho aerogeneradores dotados de su propia estación transformadora.

El Cabildo de Tenerife se ha transformado en el principal promotor de energías renovables de Canarias. El nuevo parque del ITER, junto a los de Areté y La Roca, que ya están instalados en Granadilla, y la futura planta fotovoltaica que instalaremos en Arico nos van a permitir prácticamente duplicar el vertido a la red respecto a las cantidades disponibles hace apenas un año, con lo que el Cabildo será el principal productor de energías renovables de las islas. Y eso no va a ser fruto de la casualidad o del esfuerzo de un día, sino el resultado de la planificación y el trabajo coordinado de las administraciones y de las empresas públicas y privadas que apuestan por las energías renovables.

El Cabildo de Tenerife se ha transformado en el principal promotor de energías renovables de Canarias.

El Cabildo de Tenerife y el ITER están haciendo que las cosas funcionen en materia de renovables. La puesta en marcha de este nuevo parque eólico constituye un paso más para lograr el objetivo de nuestra Comunidad autónoma de llegar a un 45% de producción de renovables en 2025. Promovemos un desarrollo sostenible a través del aprovechamiento de los recursos naturales en la obtención de energía. Eso nos hace más soberanos en materia de abastecimiento, menos dependientes de ningún suministro ajeno a nuestra isla. Aumenta nuestra independencia y reduce el impacto sobre el medio ambiente que es uno de nuestros valores más valiosos.

Nuestro objetivo es multiplicar por ocho la capacidad que existe actualmente en Tenerife en la producción de energía limpia de tal forma que el 40% del abastecimiento energético se pueda hacer con estas fuentes. Vamos camino de superar los 66 megawatios con seis parques que suministrarán energía a más de 260.000 ciudadanos en nuestra isla.

Es parte de nuestra compromiso con una isla mejor, con una isla sostenible y de futuro.