Blog de Carlos Alonso

Una isla en equilibrio

Un cuerpo no puede funcionar adecuadamente sin el equilibrio de los órganos que lo componen. Pero hay piezas que son fundamentales y sin las cuales no se puede vivir. La economía de la isla de Tenerife está sustentada en el turismo, que es el corazón del sistema. El órgano responsable de bombear influencia económica a toda la economía de las islas. Más de seiscientas mil personas en toda Canarias trabajan en el sector Servicios, diez veces más que la suma de los restantes sectores de nuestra economía. Y el turismo, con más de un cuarto de millón de trabajos directos, es nuestra principal actividad de éxito.

El Auditorio Adán Martín ha sido estos días el escenario para el encuentro de medio millar de hoteleros de toda España. vinieron para discutir sobre el futuro de un sector que mueve en el archipiélago la friolera de doce mil millones de euros. Para que se hagan una idea, dos billones de las antiguas pesetas. Cuando algunos hablan de que las islas tienen que encontrar “su modelo” económico habría que enseñarle estas cifras para que se dieran cuenta de que hace muchos años que lo ha encontrado.

Tenerife ha aumentado, en lo que va de año, el número de turistas alojados que ya sobrepasan los 3,8 millones y es muy probable que alcancemos la cifra de 5,2 millones cuando finalice el año, lo que supondrá un incremento del 5 por ciento. El éxito en este sector no es fruto de la casualidad. Es la suma de los esfuerzos de mucha gente, del talento de muchos profesionales del sector. Hace años que nuestra isla comenzó una serie de estrategias de diversificación dentro del Turismo. Apostamos por algo más que el sol y la playa. Pusimos en valor los paisajes maravillosos de nuestra naturaleza. Se acometieron proyectos de ocio complementarios al recreo marítimo. Se crearon nuevos campos de golf. Se apostó por establecimientos hoteleros de cinco estrellas sin renunciar a aumentar la calidad de los restantes segmentos…

Lo que se plantó en el pasado, las semillas que se sembraron, dieron sus frutos a medio plazo: ahora. Y en este caso las semillas han germinado en un sector que funciona con potencia, que ha mejorado y complementado su oferta y que sigue siendo el motor de nuestra economía. Un motor donde los empresarios canarios tienen cada vez mayor participación y donde el aumento de la formación y la cualificación del personal de nuestra isla se traduce en mayores niveles de empleo para la oferta local.

Hay previstos al menos siete nuevos hoteles de lujo en Tenerife que protagoniza el 42% de todas las contrataciones turísticas que se realizan en Canarias. Son buenos datos que no deben ocultarnos dos tareas pendientes. La primera es el desarrollo del Norte de Tenerife (uno de los nuevos hoteles de lujo está previsto en  el Puerto de la Cruz, a través de la rehabilitación de una instalación que actualmente se encuentra cerrada) y su vuelta en términos de  éxito a la actividad turística. La segunda es la recuperación y rehabilitación de zonas actualmente deterioradas en el Sur de nuestra Isla.

El Cabildo ha hecho un esfuerzo en diversos frentes. Hemos puesto en marcha un plan obras de mejora en espacios públicos de diversos municipios de la isla. Hemos trabajado intensamente en la promoción exterior de Tenerife y en la mejora de su conectividad aérea con el establecimiento de nuevas líneas, entre otras actuaciones.

Hay que seguir trabajando duro. Porque de igual forma que el éxito de ahora es el fruto del trabajo de ayer, lo que hagamos hoy será la base de nuestro éxito de mañana. No nos olvidamos de la Agricultura, la Industria y la Construcción, donde estamos haciendo un esfuerzo para potenciar su desarrollo. Queremos una Isla equilibrada, conectada, moderna, que funcione armónicamente y que sepa conservar sus mejores valores y ser referencia en el mundo. Y poco a poco, créanme, lo estamos consiguiendo.

Tags:

Deja un comentario